sábado, 17 de marzo de 2018

Luis Suay Bonora y el mueble curvado


Cubierta del Catálogo de Luis Suay


Aunque el moldeado manual de la madera se conocía desde la antigüedad, la fabricación industrial del mueble curvado se inicia a mediados del siglo XIX en Austria por Michael Thonet -de ahí su otra denominación de muebles de Viena-. Mediante prensas y moldes metálicos se consiguió elaborar el producto a gran escala y a un precio asequible, que permitió una propagación muy importante. La puerta de entrada en España de estos artículos se realizó a través de Valencia, e industriales de la talla de Luis Suay, Salvador Albacar, Ventura Feliu, José Trobat o Joaquín Lleó, asimilaron la técnica de tal forma que sus muebles igualaron y algunos casos superaron a las manufacturas de Viena (1). La fabricación de este tipo de mueble llevó a la creación de una gran cantidad de puestos de trabajo, que se ha cifrado en más de 10.000 obreros.

En Burjassot, la industria del mueble quizás no haya sido la más numerosa, aunque si que hubo alguna importante fábrica como la de Emilio Moreno en la calle de Pedrós  o las de Emilio Arocas y Salvador Liern en Blasco Ibañez, junto a numerosos talleres de carpintería. Sin embargo ha pasado totalmente desapercibido un importante industrial de la ebanistería que representó un hito a nivel nacional.

Es el caso de Luis Suay Bonora, nacido en Burjassot el 12 de diciembre de 1846, con ascendencia de varias generaciones en la población como indican sus apellidos y certifica su partida de bautismo. Su desconocimiento quizás sea debido a que su actividad profesional se desarrolló en Valencia, tanto a nivel de formación como posteriormente con su propia fábrica.


Guía comercial de Valencia. 1893
Biblioteca Valenciana

Comenzó a los trece años de edad como aprendiz en dos grandes talleres de ebanistería; Albacar y Gilabert, hasta que se estableció por su cuenta en un modesto taller en la calle Renglons 11 -hoy Arzobispo Mayoral- y posteriormente en la calle de la Sangre 8. En 1882 solicita autorización y posteriormente construye una fábrica en la calle Guillem de Castro frente al antiguo Hospital General, que compagina con un local en la plaza de San Francisco. Por último solicita aprobación en 1897 y establece una nueva fábrica en la antigua calle de Arrancapins, hoy Angel Guimerá.


Archivo Histórico Municipal de Valencia. 1882


La relevancia que llegó a adquirir Luis Suay en su sector fue extraordinaria ya que fue el introductor en España del mueble curvado (2), así como de la rejilla para los asientos (3) y el iniciador de la producción industrial del mueble (4) al mecanizar sus instalaciones adquiriendo la maquinaria que había traído consigo un empresario francés establecido en Valencia. Así mismo fue el primer industrial que propició la exportación ultramarina del mueble curvado valenciano (3).




Dispuso de un catálogo muy amplio de productos, que incluía sillas, sillones, mecedoras, mesas, camas, percheros, armarios, espejos, tocadores, maceteros, lavabos, toalleros y paragüeros. Su investigación en la fabricación del mueble curvado, le llevó a patentar productos propios como unas trabas para sillería y una mecedora de una sola pieza.

     

  
Museo de la Mecedora -Espai Corbat-. Vinaroz



La difusión de los muebles de Luis Suay fue muy grande por toda la geografía y sus creaciones pasaron a ocupar las casas particulares, los comercios y los grandes recintos. Aún podemos ver en fotografías antiguas a modo de ejemplo su mobiliario en la antigua Casa de la Democracia, el Teatro Martí, el restaurante de la Estación del Norte o el Casino de la Exposición de 1909.


Restaurante de la Estación del Norte


Gran Casino de la Exposición 1909


Sus méritos fueron reconocidos con la medalla de oro en la Exposición Regional 1883, y el Diploma de honor con medalla de oro en la Exposición de 1909. Así mismo ostentó el título de Proveedor de la Real Casa desde la visita de los Reyes a Valencia en 1888, en el que fue encargado de amueblar y decorar las habitaciones reales del edificio de Capitanía.

Murió en Valencia el 11 de abril de 1917 a los 70 años de edad, siendo enterrado en el cementerio de Valencia donde puede visitarse el mausoleo situado junto al monumento de la Cruz del cólera.


Cementerio general de Valencia


Tras el fallecimiento, la fábrica de muebles en 1918 ya estaba a cargo de José Jimeno Lassala, el cual prosiguió con la fabricación de su catálogo.

Sirva este artículo para recuperar la memoria de este ilustre burjasotense.






Notas:

1. MARTINEZ FERRANDO, E. El mueble curvado en: Cuatro industrias valencianas de abolengo, Valencia: Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Valencia, 1953 (reedición del libro de 1933)
2. MARTINEZ ROSA, F. Valencia y las Valencias. Su historia contemporánea (1800-1975). Valencia: Fundación Universitaria San Pablo CEU, 1998
3. SANCHEZ ROMERO, MA. La industria valenciana en torno a la Exposición regional de 1909 (tesis doctoral). Valencia: Universidad Politécnica de Valencia, 2009.
4. ARMERO MARTINEZ, A. El proceso de electrificación inicial en la provincia de Valencia (1882-1907) (tesis doctoral). Valencia: Universidad Politécnica de Valencia, 2015. 


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Juan José Lopez Laguarda


   Juan José López Laguarda nació en Valencia en la calle de las Comedias el 22 de noviembre de 1899, siendo sus padres el industrial Vicente López Ruá y Manuela Laguarda Fenollera, hermana del obispo Juan José Laguarda. Residió desde los tres a los diez años en Burjassot en la casa familiar situada en la plaza de San Roque 6, propiedad de su tío que había adquirido para el descanso estival. Cursó sus primeros cursos en el colegio de las religiosas del Loreto Sagrada Familia de Burjassot y volvió a vivir a Valencia para continuar sus estudios, aunque pasaba largas temporadas en Burjassot coincidiendo con los periodos vacacionales. Como él mismo dejó por escrito, en Burjassot pasó los más felices y tranquilos días de su existencia.

Colección familiar

   Continuó sus estudios en el colegio San José de Valencia para posteriormente ingresar en la Universidad donde efectuó la licenciatura de Medicina, figurando como alumno interno adscrito a las cátedras de Terapeútica y Patología General. Se graduó en el año 1922, siendo aprobado en las oposiciones al premio extraordinario de licenciatura y amplió sus estudios en Alemania mediante una pensión en la cátedra de Hidrología médica de Bad-Elster –Sajonia-. Miembro de Real Academia de Medicina de Valencia desde el 6 de abril de 1948, ingresó con la lectura del trabajo “Formación del médico y su ejercicio profesional en la Valencia del siglo XVIII” y en la que efectuó a sí mismo en 1960 el discurso de la sesión inaugural del curso con el título de "El curanderismo. Ensayo acerca de sus orígenes y divagaciones sobre su ejercicio".

   La relación con Burjassot, compartida con su mujer Josefa Carbonell Lloret, fue temprana e intensa, llevándola a cabo en dos de sus facetas más significativas; la música y la historia. Su formación musical había comenzado en Burjassot mediante las clases que una profesora de piano le impartió durante los veranos. Compuso algunas pequeñas obras y culminó con los pasodobles de Burjassot (1943) y Serra, así como una marcha de la ciudad por encargo del Ayuntamiento de Burjassot. Formó parte del grupo de  promotores de la Agrupación Musical Los Silos en 1950.

Colección familiar

   Como historiador fue autor de numerosos artículos y de las publicaciones Los Silos de Burjasot, en apoyo de una petición al municipio en el que se hayan enclavados de 1949, Valencia y Burjasot en la literatura barojiana –discurso de ingreso como director de número del Centro de Cultura Valenciana en 1957-, y L’avantpassat de Burjassot, les germanes Ladvenant i Quirante en 1966. Aunque quizás su legado más importante fueron sus dos libros; Burjasot, apuntes para su historia de 1946, y Del Burjasot de antaño, apuntes para el folklore local de 1952.

     

   Fue el encargado por la corporación municipal de diseñar el nuevo escudo de la población de acuerdo a la recopilación de datos que aportaran los elementos históricos más representativos de Burjassot. En 1949 se presentó el boceto resultante que fue aprobado al año siguiente.

Colección Sanchez Portas


   Sus estudios, investigaciones y difusión de los temas relacionados con la ciudad, le hicieron merecedor del cargo de cronista de Burjassot, y su labor fue reconocida en la sesión municipal del 17 de agosto de 1948 cuando se le distinguió como hijo adoptivo. La corporación municipal le dedicó una calle en la población y un busto de Bautista Alamar Folgado en los jardines de la plaza de San Roque en 2003, situado frente al lugar que ocupó su casa. En 1983 recibió un entrañable homenaje en el Círculo Católico San Roque.


Plaza de San Roque

Relieve de Miguel Ten
Colección Círculo Católico

miércoles, 22 de febrero de 2017

La Agricultura en 1887

Burjassot en el último tercio del siglo XIX era una población eminentemente agrícola, su situación geográfica entre las últimas estribaciones del sistema ibérico y la plana le confería dos tipos de terrenos; el secano con proliferación de lomas y cerros de piedra caliza en la zona oeste y el de regadío en la zona este.

Ya Pascual Madoz en su diccionario geográfico-estadístico-histórico de España realizado entre 1845 y 1850 describía la producción de secano con viñedos, olivos y algarrobos. Mientras que en la zona de riego se cultivaba trigo, maíz, cáñamo, frutas y hortalizas.


Fragmento del plano de Valencia y sus alrededores
Cuerpo de Estado Mayor del Ejército. Años 1882-1883


Como consecuencia de la crisis agrícola de finales del XIX, el gobierno de España creó una comisión para su estudio, encomendando en Valencia a la Sociedad Económica de Amigos del Pais para remitir unas circulares a los ayuntamientos valencianos con el fin de recoger los datos agrícolas de cada municipio y elaborar un informe referente a las causas y medios para combatirla.

De esta manera ha llegado a nuestros días los datos exactos en referencia a los cultivos que se practicaban en Burjassot. Lamentablemente debido a una corrección en la escritura no nos permite conocer con precisión la superficie dedicada a los olivos, que entendemos que puede corresponder a 86 cahizadas.

De acuerdo a los datos recogidos referentes al término Burjassot en 1887, la superficie dedicada a la agricultura era de 946 cahizadas que corresponden a 5.676 hanegadas o 4,7 km cuadrados, que representaba el 94% de la superficie del término.

La extensión destinada a regadío suponía el 77% con 730 cahizadas (4.380 hanegadas), muy por encima de las dedicadas a secano, que podemos considerar el 23% con unas 216 cahizadas (1.296 hanegadas).

En el secano destacaba la producción de viñedos, mientras que en la zona de regadío el trigo se situaba muy por encima de las habichuelas y el cáñamo. Muy significativo resulta la ausente producción de naranjas que con la reconversión alcanzó cierta cantidad.


(Datos de conversión empleados: 1 cahizada corresponde a 6 hanegadas. 1 Hanegada son 831 metros cuadrados)





Con el fin de realizar un detallado informe sobre la crisis económica, los cuestionarios incluían también información detallada de cada población sobre los precios de las cosechas en el periodo 1882-1886, el tipo y coste de los utensilios de labranza, los precios de las labores agrícolas así como el tipo y coste de los abonos utilizados.






Documentos depositados en el Archivo de la Real Sociedad Económica de Amigos del Pais de Valencia


domingo, 11 de diciembre de 2016

La canalización del agua potable




   El abastecimiento de agua para la población hasta finales del siglo XIX se realizaba a través de pozos particulares que carecían de las mínimas medidas higiénicas y eran focos potenciales de infecciones.
   Salvador Rubert y García, comerciante con sastrería en la Bajada de San Francisco de Valencia, encargó en el año 1889 una prospección con el fin de disponer de agua en su casa de descanso y huerto de naranjos que tenía en Burjassot. Tras realizar los sondeos, se localizó un manantial que hacía aflorar el agua a través de la roca, por lo que su calidad era especial al no atravesar ni arrastrar materiales sueltos.


   No se tardó en verificar la calidad del agua, y en 1890 el doctor Peset presentó los excelentes resultados, que certificaron científicamente su potabilidad. Tras comprobar el gran caudal resultante, se instaló una caldera y máquina de vapor de 10 caballos de fuerza construida en los talleres de la viuda de Claudio Genevois, para el aprovechamiento particular del agua. Al año siguiente, en 1890 ofreció el servicio al Ayuntamiento y en 1891 solicitó licencia para la canalización. Al ser aprobada esta, junto a su cuñado José Villó y Ruiz -abogado y decano de la Facultad de Filosofía y Letras- formaron la Sociedad Neptuno e iniciaron los trabajos que quedaron finalizados en mayo de 1893 (en 1921 ya surtía de agua a la mayoría de la población). Con las dos bombas que se instalaron se extraía un caudal de 20 litros por segundo. Complementaban las instalaciones, una balsa de almacenaje y distribución en la zona de las Tres Marías, donde hoy está el Parque del Mirador. La sociedad que se encargó posteriormente de la distribución llevó el nombre de Sociedad Española de Abastecimientos.


  


   Cerca de ochenta años prestó este pozo de Rubert su servicio a Burjassot, hasta que en los años 70, debido al aumento de demanda, surgieron problemas de abastecimiento y finalmente se produjo con fecha de 30 de diciembre de 1980, la cesión del suministro por parte de la Sociedad Española de Abastecimientos a la Sociedad de Aguas Potables y Mejoras de Valencia, quedando conectada la red de Burjassot con la que suministra a Valencia procedente de los caudales del Turia. Su aportación quedó reconocida en 1920, cuando la Corporación decidió rotular una calle a nombre de los dos socios.


   El Ayuntamiento, a través de dos actuaciones ha dejado constancia de la importancia que tuvo el manantial. Un panel cerámico en la zona del pozo y una placa donde estuvo el depósito de agua.



Referencias:
- L'orige del abastiment d'aigües potables a Burjassot. Ángel López García. El Nucli Antic. nº 13. Juny 2009
- Topografía médica de Burjasot. Arturo Cervellera Castro. 1923

jueves, 1 de diciembre de 2016

Primeras representaciones cartográficas (S.XVI-XVII)

   

   Sobre 1568 el matemático y geógrafo valenciano Jerónimo Muñoz, dejó estampado en un mapa la primera representación del Reino de Valencia. Aunque a dia de hoy no se ha localizado el original, si se tiene constancia de la correspondencia con el Virrey que nos aproxima a su datación.
   En 1584 Abraham Ortelius llevó a imprenta en Amberes una representación algo modificada de este plano, dentro del atlas Theatrum orbes terrarum.
   Esta cartografía supone la primera plasmación geográfica de Burjassot en un plano, si bien con el nombre de Bursacet. Es de resaltar la coincidencia cronológica entre el origen del plano y la venta del señorío de Burjasot por parte del Cabildo de la catedral de Valencia a mosén Bernat Simó.
   Antes de finalizar el siglo, aún se editaron dos nuevas versiones del mapa.



   El jesuita Francisco Antonio Cassaus realizó en 1694 el mapa Huerta y particular contribución de la ciudad de Valencia, editado por Ascensi Duart en 1695 donde se detalla el territorio circundante a la ciudad sobre el que poseía jurisdicción administrativa, judicial y fiscal. En él podemos observar la situación de la población, los Silos y el molino junto a los caminos comarcales.







Referencias:
- El primer mapa del Reino de Valencia. Vicent García Edo, Albert Ventura Rius. Universitat Jaume I. Castellón. 2007
- El plano de la particular contribución de Valencia de Francisco Antonio Cassaus (1695) y sus corolarios del siglo XVIII. Alfredo Faus Prieto. Cuadernos de Geografía. Valencia. 2009

viernes, 25 de noviembre de 2016

Anuario de 1879

   En la segunda mitad del siglo XIX llegó a España un tipo de publicaciones de carácter anual conocidas como Anuarios o Almanaques, siguiendo el estilo de otras publicaciones europeas. Estos anuarios estaban estructurados por provincias y recogían de manera breve, información general sobre las distintas poblaciones, incluyendo datos sobre las personas que componían las distintas administraciones, profesiones, comercios e industrias existentes en cada municipio.

   El anuario con más prestigio se comenzó a editar en 1879 por el librero madrileño Carlos Bailly-Baillière, con el nombre de Anuario-Almanaque del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración




   Estos almanaques hoy en día se han convertido en una valiosa fuente de información, que nos acercan a la pequeña historia, a la vida cotidiana de la población.

   Hay que comprender que los datos incluidos en el año de la edición, corresponden a los que estaban en vigor en el último trimestre del año anterior, que es cuando se transfería la información a la editorial. 



Anuario de Bailly-Baillière. Burjasot. Año 1879 




Hemos transferido íntegramente el texto del original, aún a sabiendas del algún error tipográfico


viernes, 11 de noviembre de 2016

Asilo de San Manuel, San Carlos y San Joaquín

La propiedad desamortizada del Palacio y dehesa del Patriarca en Burjasot, fue adquirida en 1894 por Carolina Alvarez que la destinó como primer uso al establecimiento de un asilo para niñas huérfanas de padres en donde recibirían educación y alimento. La inauguración del asilo tuvo lugar el 20 de diciembre de 1895 por el cardenal-arzobispo Ciriaco María Sancha Hervás que bendijo la capilla y dependencias en presencia de la comisión formada por el alcalde Mariano Pascual, el secretario del juzgado Fulgencio González, el cura-párroco Mariano Martín, el vicario Sebastián Bayarri y los beneficiados Francisco Martinez, Manuel Muñoz y el padre Agustín.

La  capacidad del asilo se estableció para cien niñas, y el día de la inauguración ya contaba con seis huérfanas atendidas por otras seis Hermanas de la Caridad de San Vicente Paul, bajo la dirección de la superiora sor Francisca.

En 1913 fallecía Carolina Alvarez, y según había establecido en su testamento, se constituyó un Patronato de Beneficencia e Instrucción que se encargó de instalar y administrar en el edificio un Colegio Mayor para universitarios sin recursos económicos, que comenzó a funcionar en 1916. Así mismo establecía que se ocupará de la edificación y cuidado del Asilo de San Manuel, San Joaquín y San Carlos -en referencia a los nombres de su padre, marido y ella misma-, en terrenos de Godella propiedad de la fundadora, destinando para ello una renta de 25.000 ptas, y disponiendo de preferencia para la admisión a los huérfanos de padre y madre.

   El asilo no parece que llegara a establecerse en Godella, y en 1921 queda instalado en la gran finca con los números 32 y 34 de la calle de Blasco Ibañez de Burjasot, que tras su habilitación se dispuso para albergarlo. Dos novedades aportaba esta nueva instalación, por una parte sus asilados fueron huérfanos de pescadores, y por otra quedaba regentado por las Hermanas Esclavas de María Protectora de Obreras, que disponían desde 1900 de un noviciado en el barrio de Canterería. En 1926 lo ocupaban 18 niñas al cargo de cuatro hermanas.


   Tras la guerra civil desaparecen las referencias al asilo y desde marzo de 1940 pasa a ocupar el edificio, el Convento de Nuestra Señora de Belén de religiosas dominicas de clausura albergando catorce religiosas. Este convento estuvo presente en la ciudad de Valencia desde 1665, tras su venta a principios del siglo XX pasaron al vecino convento de Santa Tecla hasta el inicio de la contienda civil. Tras treinta y un años en Burjassot, el 9 de julio de 1971 abandonan el antiguo Asilo de San Manuel y se trasladan al convento de la Inmaculada Concepción en el Vedat de Torrente.



Referencias:
- El paraíso que no fue. El Convento de Nuestra Señora de Belén de Valencia. Emilio Callado Estela. Universitat de València, 2015
- La obra benéfica-pedagógica de doña Carolina Alvarez: el Colegio Mayor San Juan de Ribera de Burjasot. Mercedes Vico. Revista Historia de la educación. Vol 2. 1983
Topografía médica de Burjasot. Arturo Cervellera Castro. 1923
Guía de Burjasot. 1940. Tipografía J. Meliá
- Los dominicos de la provincia de Aragón en la persecución religiosa de 1936. Fr.Manuel García Miralles. 1962

sábado, 29 de octubre de 2016

Temporada 1925-1926. Debut del Burjasot FC en la categoría Regional A

   

   Hasta que se instauró en España la liga nacional de fútbol en la temporada 1928-29, se realizaban campeonatos regionales, que daban acceso a representar a la región en la Copa de España. La federación valenciana disponía de dos grupos regionales, el A que agrupaba a los mejores equipos y el B con el resto de federados. Tras realizar un campeonato, los dos primeros clasificados del grupo regional A pasaban a disputar el campeonato nacional.

   Al haber finalizado como campeón del grupo B el la temporada 1924-25, el Burjasot CF adquiría el derecho de subir de categoría para competir en el grupo A, sin embargo la federación valenciana le negó su inscripción por considerar que el campo del Basot no reunía las condiciones adecuadas, de esta forma iniciaron la temporada jugando de nuevo en el grupo B en el que llega a disputar dos partidos. El club en total desacuerdo con la resolución, interpuso una demanda al comité nacional que acabó ganando y adquirió los derechos de participación en el grupo A, cuando ya había comenzado la competición.

   El Burjasot partía como el equipo modesto de la categoría con el agravante de no haber podido preparar el equipo ante la decisión tardía de la federación, y haber traspasado a tres de sus mejores jugadores -Hurtado, Gaspar y Caragol-

   El grupo A lo constituían 10 equipos; Valencia FC, Stadium FC, Club Natación de Alicante, Athletic Saguntino, CD Castellón, España FC, Gimnástico FC, Castalia FC, Levante FC y Burjasot FC.
La competición comenzó el día 4 de octubre de 1925 sin el Burjasot, jugando su primer partido en este grupo -cuando ya se llevaban disputados cuatro- en su campo frente al Gimnástico FC el 8 de noviembre de 1925 a las tres de la tarde.
   El partido se llevó a cabo con unas condiciones climatológicas malas debido a las ráfagas de aire. La alineación del debut fue la siguiente: Vanaclocha, Martínez, Ocheda, Chiarri, Perona, Chirivella, Ballester, Ruiz, Canós, Ramón y Alejos. El resultado 1-3 a favor del Gimnástico, aunque resultó disputado y el Burjasot presentó un entusiasmo formidable. El gol fue obra del delantero centro Canós al empalmar un remate.


   El segundo partido de esta categoría lo disputó el 16 de noviembre frente al equipo del Stadium FC en el campo de la Soledad de Valencia, repitiendo alineación y obteniendo un meritorio empate a uno gracias al gol de golpe franco lanzado por Ruiz.

   No sería hasta el 20 de diciembre cuando se produjo la primera victoria del Burjasot en esta máxima categoría al vencer por 3-1 al Athletic Saguntino. La alineación en aquel partido estuvo formada por: Benedito, Martínez, Ocheda, Chiarri, Cervera Chirivella, Ricós, Ramón, Canós, Perona y Alejo. Tras finalizar la primera parte sin goles, en la segunda se adelantó por medio de un penalti el Saguntino, mientras que por el Burjasot marcaban Cervera, Canós y Chiarri de córner directo.


   El último partido de la temporada tuvo lugar el 21 de febrero, en el que se enfrentó al España FC en Burjasot, siendo derrotado por 0-3, a su favor hay que considerar que se vió obligado a alinear a varios reservas y además acabó con diez al lesionarse un futbolista.

   El resultado final del campeonato dio como resultado al Valencia CF como campeón y al Levante FC como subcampeón después del partido de desempate celebrado ante el Gimnástico. Ambos equipos Valencia CF y Levante FC pasaron a disputar las eliminatorias de la Copa de España.



Las notas negativas del campeonato fueron la expulsión por parte de la federación del Castalia FC por la falta de asistencia en el partido contra el Levante FC, y el abandono del Club Natación Alicante.

Como resumen, el Burjasot FC en su primer año en la categoría tuvo un resultado modesto, aunque la prensa destacó su voluntad y entusiasmo. Su clasificación le permitió continuar en la máxima categoría regional.


domingo, 16 de octubre de 2016

La Virgen de la Cabeza en Valencia

   La devoción a la Virgen María bajo la advocación de la Cabeza está ampliamente extendida a lo largo de toda España, siendo la más conocida la de Andújar, de donde procede la imagen de Burjasot. Bien es cierto, que con la misma advocación existen lugares con su propia historia, sin relación con la de Andalucía. Este es el caso de la imagen de la Virgen de la Cabeza que durante siglos estuvo en la Iglesia de San Antonio Abad de Valencia, en la calle Sagunto.

   La historia comienza en 1333 cuando la Compañía Hospitalaria de San Antonio Abad adquiere unas tierras en el camino de Murviedro para levantar un hospital donde curar a las personas del fuego sagrado -antigua enfermedad adquirida al consumir derivados del centeno contaminado-. Desde sus inicios contó con una pequeña ermita que es sustituida por una iglesia gótica construida entre 1476 y 1492, pero la orden religiosa fue suprimida y el edificio pasó al Hospital General, que lo conservó hasta 1804, año en el que tomaron posesión los Dominicos del monasterio de San Onofre. En 1835 lo abandonan y entran en el proceso desamortizado vendiéndose a un particular en 1836 de quien lo adquiere las monjas canonesas de San Cristobal en 1873. En 1899 lo traspasan a la Congregación Salesiana que adapta el convento para establecer un colegio.


   A través de unos gozos conservados en la biblioteca de Montpellier conocemos su devoción y el origen de la imagen, que la sitúa en la casa y hospital de S. Antonio Abad en un nicho a los pies de un crucifijo. En 1736 se publica un sermón de Jacinto Galiana donde vuelve a mencionar el lugar del hallazgo, relata su aparición en la pared lateral del Evangelio en un nicho al hacer unas obras, sin saber por quien ni cuando se ocultó, aunque sugiere que podría haberse debido por temor a un conflicto con la población árabe muy numerosa en el barrio. Describe a la imagen con el niño en su parte izquierda y en la derecha una leyenda que decía "soy la Virgen de la Cabeza".


   La noticia más antigua publicada de la celebración la hemos localizado en el Diario de Valencia de 1804, cuando el domingo 29 de abril se anunciaba una solemne fiesta para este día en la Iglesia de San Antonio Abad.

   En 1899 a raíz de una visita cultural a la Iglesia de San Antonio Abad organizada por lo Rat Penat, se describe la existencia de dos imágenes de Nuestra Señora de la Cabeza, una de piedra situada en la sacristía de la capilla de la Comunión -que sería la originaria-, y otra en su propio altar de la que parece que solo se conservaba el busto y las extremidades.

Fotografía de Javier Benlloch

   En una revisión de la prensa de siglo XX han aparecido siete referencias a la fiesta de la Virgen de la Cabeza en San Antonio Abad. En 1912 se describe la celebración de la fiesta de la Asociación de Hijas de María a su patrona el 16 de junio, con misa de comunión, misa mayor, disparo de 500 morteretes, trisagio y procesión. En 1922 con las mismas características, se oficia la fiesta el 11 de junio. El 21 de junio de 1925 se detalla la procesión con su trayecto por las calles Sagunto, San Jerónimo y Camino de Barcelona. En 1926 coincide con el 20 de junio. En 1927, el 11 de junio se celebra triduo y misa. El 18 de junio de 1932 únicamente hay mención a la finalización del triduo. La última mención tiene lugar en el año 1933 donde las Hijas de María el 10 de junio, festejan a su patrona con misa de comunión, misa mayor, tracas y procesión, en esta ocasión de carácter claustral.

  Durante la Guerra Civil, la Iglesia fue utilizada como almacén, desapareciendo los nueves altares existentes y sus imágenes. Al efectuarse la reconstrucción del templo en los años cuarenta se suprimieron algunos altares antiguos, entre los que figuraba el dedicado a la Virgen de la Cabeza, por lo que su devoción fue perdiéndose y no existen referencias posteriores a la celebración de su festividad.


   A dia de hoy tan solo se conserva la imagen en el panel cerámico de la calle de Guala, donde estuvo ubicada la fábrica de hilados y trenzados de Yute de Pilar Casanova Esteve.





Referencias:
- Una devoción curiosa a la Virgen de la Cabeza en la Valencia del S. XVIII: el Hospital de San Antonio Abad. La Virgen de la Cabeza de Burjassot. 75 aniversario de su coronación. 1927-2002. Josep Vicent Castelló Ballester. 
- Los salesianos en la barriada de la calle Sagunto, 1898-1990. Ambrosio Diaz Rivas
- Las barriadas de las calles Sagunto y Alboraya. Juan Luis Corbín Ferrer.
- Oficio del Vicario Gabriel Martín Hernández. Archivo Diocesano de Valencia